DR. ROGELIO CASTRO FONSECA
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

Valoración integral del RGE

 
 
 
 
 
 
 
 
La PHmetría Esofágica es una prueba que permite la medición de cada momento en el que se produce el reflujo del contenido del estómago hacia el esófago, permitiendo la cuantificación del grado e intensidad del reflujo gastroesofágico.

Partimos del hecho de que en el estómago se producen jugos gástricos, los mismos que tienen un PH ácido, mientras el esófago carece de dichas secreciones por lo que su PH es neutro.

Si colocamos una sonda en el esófago que detecte el PH, cada vez que refluye contenido gástrico ácido hacia el esófago, el equipo detectara dicho cambio, el mismo que se registra durante un periodo de 24hrs, de forma ambulatoria.
 
 
 
 
 
 
¿Qué preparación Tiene?
 
Ayuno: Debe evitarse la ingesta de alimentos sólidos y líquidos durante 6 horas antes de la exploración. Durante ese tiempo tampoco se permite fumar.

Fármacos: Existen algunos fármacos que modifican la acidez del jugo gástrico, por lo tanto, pueden alterar los resultados de esta prueba. Si está tomando medicación es conveniente que se lo indique a su médico para suspenderla, si es necesario antes de la exploración, incluyendo:
a) Los antiácidos, alginatos, procinéticos, anticolinérgicos, miorrelajantes, nitratos bloqueadores de los canales de calcio se retiran 12 horas antes.

b) Los antagonistas H2 (Cimetidina. Famotidina, Ranitidina) se suspenderán al menos 3 días antes.

c) Los inhibidores de la bomba de protones (Omeprazol, Lazoprazol, Rabeprazol, Pantoprazol) se suspenderán 10 días antes.
 
 
 
¿Cómo se realiza la exploración?
 
1. Colocación de la sonda: inicialmente se coloca una sonda fina, generalmente a través de la nariz, hasta el estómago. Esta es la única maniobra y no es dolorosa, aunque para algunas personas puede resultar molesta por producir estornudos, o nauseas. En algunos casos en los que la colocación de la sonda puede ser difícil, pero no es una prueba que inflija dolor.

2. La sonda se deja colocada en la porción inferior del esófago, y se conecta a un registrador portátil, donde queda registrado el PH (el grado de acidez) esofágico durante el tiempo que dura el estudio. El objetivo del estudio es cuantificar el ácido, saber que en momentos del día se produce mayor reflujo ácido y correlacionar los síntomas con la existencia del reflujo (es decir, saber si los síntomas se producen cuando hay un exceso de ácido esofágico). Estos datos servirán para ajustar con precisión el tratamiento quirúrgico.

Para conseguir resultados fiables, el paciente debe de seguir algunas indicaciones, como indicar cuándo come, cuándo se acuesta, cuándo tiene molestias o cuándo toma medicamentos. La forma de indicar estos eventos depende del sistema registrador, y se le indicara cuándo se coloque la sonda.

En principio, es conveniente realizar una vida normal durante todo el tiempo que dura la exploración para poder evaluar con la mayor precisión posible lo que ocurre en la actividad diaria normal. No existe tampoco ninguna indicación o restricción alimentaria, salvo no tomar excesivos alimentos grasos o cítricos.
 
 
 
 
 
 
Después de la Exploración:
 
La sonda que extrae transcurridas 24 horas y se analizan los resultados obtenidos con el registrador portátil. No es necesario acudir en ayunas para extraerlo.

Pueden existir ligeras molestias en la garganta, las cuales desaparecen en poco tiempo.
 
Indicaciones (¿porque se pide el examen?)
 
La PHmetría se debe realizar para:
1. Documentar el reflujo gastroesofágico en pacientes con síntomas y endoscopia alta negativa (se realizará prueba sin tratamiento).
2. Evaluar la efectividad del tratamiento y la correlación síntoma-reflujo en pacientes refractarios a tratamientos con antiácidos (se evalúa la prueba con tratamiento).
3. Documentar el reflujo gastroesofágico en pacientes candidatos a cirugía antireflujo.
4. Fallo del tratamiento quirúrgico (síntomas o signos de reflujo) tras cirugía.
5. Evaluar síntomas atípicos potencialmente relacionados con el reflujo gastroesofágico sin causa:
a. Dolor torácico de origen no cardiaco.
b. Síntomas respiratorios (asma, bronquitis, a repetición).
c. Afecciones otorrinolaringológicas (Faringitis, laringitis).
d. Alteraciones bucodentales.
e. Síndrome de Down con síntomas potencialmente de reflujo.
 
 
 
Alternativas razonables a este procedimiento
 
Ninguna, ya que la PHmetría Esofágica de 24hrs es indudablemente la mejor prueba funcional para el estudio de reflujo.
 
Consecuencias previsibles de su no realización.
 
Sin su realización dificultaría completar el estudio de la enfermedad por reflujo, y el tratamiento prescrito carecería del mejor indicador diagnóstico y terapéutico.
 
Para cualquier duda comunicarse con el Dr. Rogelio Castro Fonseca, especialista en Gastroenterología Endoscopia Terapéutica en Los Mochis.
RODOLFO T. LOAIZA, 718, SECTOR FATIMA, AHOME, SIN, C.P. 81220, México
Tel: (668) 815-3000
Cel: (668) 861-1041
Hospital Fátima
Tel: (668) 816-9000